Reseña

Terror in Resonance (Reseña)

Hace 8 años que escribí la primera reseña de anime; y henos aquí escribiendo la segunda. Me parece extraño que el anime que me motive a volver a escribir una reseña no es ni una obra maestra ni un bodrio; tal vez porque de obras con dichas estatus se ha dicho bastante y mucho mejor de lo que podría yo decir. Así que aquí estamos, discutiendo un Anime sin pena ni gloria.

¡Reseña con spoilers!

 Terror in resonance tiene una arte hermoso, como la mayor parte de anime reciente de alta producción, cuenta con fondos ultrarealistas, sin embargo, mantiene un trazo que sigue viéndose como dibujo, lo cual considero una decisión artística acertada. Los personajes muy bien cuidados, y la animación fluida sin nada que resaltar o que demerite.

La banda sonora como ya ha de saber todo aquél que dedique tiempo de su vida a leer una reseña de esta serie es elaborada por Yoko Kanno. No me atrevería a decir que está al nivel de culto como otras de sus composiciones pero esto es porque Yoko Kanno ha dejado la vara muy alta a ella misma. Aún no siendo esta banda sonora una de las más memorables de su carrera, está muy por encima del promedio que escucha en la industria. Ya en específico, creo que Yoko kanno logra crear/mimetizar con la identidad del anime. Música con tintes electrónicos pero experimentales, beats a contra tiempo en estructuras no tajantemente repetitivas; me parece que logra transmitir el sentimiento de futuro distópico en el que la ingeniería humana “permite” crear super humanos pero de manera fallida, y donde estos busquen venganza/justicia a través de actos terroristas.

Aprovechando las últimas líneas del párrafo anterior, podemos pasar a hablar de la trama, la cual, vista en plano general, no ofrece nada nuevo detrás del sol y cae dentro de la descripción genérica de:
Niños que fueron sometidos a cruentos experimentos para lograr habilidades incrementadas; el experimento fracasa (o es desmantelado por su métodos inmorales) y los niños sobrevivientes buscan venganza/justicia/verdad sobre/contra los creadores y en el camino hayan libertad/redención/sentido de vida. 

En lo escrito anteriormente caben una miríada de animes/series/películas. Lo cual no es inherentemente malo, por una parte es muy difícil producir todo el tiempo tramas originales y por otra es interesante revisar temas previos desde nuevas perspectivas. Sin embargo me parece que Terror In Resonance no ofrece algo valiosamente distintivo en este tema. Me atrevería a decir que la relación entre 12 y Lisa es lo más original que aprecio en la serie. Creo que, la manera en la que un niño con trastornos de comunicación social se relaciona es aproximada de manera verosímil y enternecedora, pero sobre todo, humana. 

También merece ser mencionado el abordaje a las relaciones políticas con EE.UU. que, si bien no es totalmente nuevo mostrarlo como una relación unilateral siendo EE.UU. la parte dominante, es algo aún nuevo y no totalmente explorado.

Conclusión

Creo que es una serie que ejecuta de manera hábil la trama, el arte, la banda sonora, los personajes; pero no me atrevería a decir que sobresaliente. Sin lugar a dudas estoy siendo muy duro con la serie comparada con cuanto bodrio hay ahí fuera, y claro que se debe al fenómeno similar a cuando el profesor se decepciona del estudiante listo, por haber obtenido la misma calificación que el resto. Espero que con la analogía anterior se entienda que respeto todo el trabajo y producción detrás de la serie, pero al demostrar claramente ser más que un anime palomero, irónicamente, es muy difícil diferenciarlo de uno.

Estándar
Reflexión

La perfectibilidad de la ciencia o de como no ser un fanático de la ciencia

Navegando en un sitio que trata sobre temas científicos, encontré que el autor de varios artículos del sitio cometió el desliz de afirmar que (parafraseo) “si bien la ciencia no ofrece la película completa de la realidad sino más bien varias imágenes, va rellenando continuamente los huecos entre éstas” Esta concepción de la ciencia ha sido desechada desde la segunda mitad del siglo XX; y digo que es desliz porque por lo poco que leí de los artículos de este autor, me dio la impresión de ser una persona estudiosa del método científico además de que el mismo dice ser un “investigador activo”.

Esta afirmación se dio en el contexto de una discusión sobre ciencia y religión. Pero creo que si uno acude a la afirmación que mencioné al principio además de mostrar un desprecio profundo a la religión, pudiera parecer que afirmar que la ciencia es la mejor manera de interpretar el mundo es una expresión de “fanatismo científico”.

A la gente convencida de la validez de la ciencia no va dirigida esta reflexión, porque ya están convencidos. Me dirijo a quién cree en la “certidumbre” de la ciencia pero siente un escozor ante la idea de tener “fe ciega” en la ciencia.

A mi parecer, la credibilidad de la ciencia no radica en la ciencia misma, en general el valor de algo no puede estar en términos de ese algo ya que conduce a paradojas. Ejemplos en los que me apoyo para esta afirmación son el Teorema de incompletitud de Gödel en matemáticas o la Teoría del valor-trabajo en economía.

Para reafirmar esto, hay que tener en cuenta que en distintas épocas se ha generado conocimiento que se ha regido por las características científicas de la época pero que después entra en contradicción con lo que se considera conocimiento científico. Esto significa que hay que reconocer que lo que se conoce como ciencia hoy podría ser falso más adelante.

Algún oportunista podría detenerse aquí y usar el argumento anterior para afirmar que la “veracidad” del conocimiento científico es un acto de fe. Pero eso no es cierto. La ciencia vista como método y conocimiento es producto de la razón humana, y bajo esos parámetros habrá de ser juzgada.

Habrá a quién no le agrade esa idea y menos la consecuencia: es terreno de la filosofía hacer la crítica.

Las características filosóficas de la ciencia, es decir la filosofía de la ciencia, es un robusto cuerpo que ofrece el más sólido acercamiento a la “realidad” (lamentablemente en el escabroso campo de la filosofía también se puede cuestionar sobre la “realidad” pero eso es harina de otro costal). Entre las características más importantes de la ciencia esta la perfectibilidad, y esto es algo de lo que carecen las religiones (claro esta que hablo de las que conozco y se salva una vertiente del budismo chan, pero en general las religiones no son perfectibles ya que la mayoría tiene elementos divinos los cuales son perfectos). Si alguien adujera que una colección esotérica de conocimientos también es perfectibles fallarían en ser sistemáticos, característica propia de la ciencia.

He expuesto aquí de manera raquítica y frugal el por que considero que la ciencia es el mejor camino para interaccionar con la realidad sin caer en fanatismos.

¿Ustedes que opinan?

_-_-_-_-_-_-_-_-_-

Lecturas relacionadas:

Estructura de las revoluciones Científicas. Thomas S. Kuhn

Estándar
Bienvenida

Saludos conocidos y desconocidos, esta es la versión “wordpress” de orbis tertius; por el momento se mantendrán las mismas publicaciones en ambos blog. Puede ser que con el tiempo y si surgen diferentes públicos empiece a haber divergencias.

La intención de abrir este espacio es acercame a la comunidad de wordpress, pero, sin olvidar a Blogger, por eso el contenido estará disponible en los dos sitios y cada quién accederá desde el que más le guste.

Un saludo a todos.

Paralelismo

Minientrada